Banderas, el último caballero del cine español

El sello de Antonio Banderas 'productor' inscrito por encima del título de cualquier película es una garantía de que las puertas correctas serán abiertas y un motivo de tranquilidad para cualquier director, sometido a variopintas presiones. Es el caso de 'Justin y la espada del valor', animación española dirigida por Manuel Sicilia ('El lince perdido') y que ya ha sido vendida a 140 países para su distribución antes de haber sido estrenada en los cines españoles, a los que llegará el próximo 20 de septiembre.

Realizada en los estudios granadinos de Kandor Graphics -responsables de aquel corto nominado al Oscar en 2010, 'La dama y la muerte'-, y auspiciados por el respaldo de la producción de Banderas, 'Justin y la espada del valor' cuenta la historia de un muchacho con sueños de aventura caballeresca en un mundo (medieval) donde se ha desterrado el misterio y el romanticismo a favor de la burocracia y las prohibiciones. «Para mí la película plantea el conflicto entre el romanticismo contra el absurdo de un mundo lleno de limitaciones. Yo mismo soy un romántico luchando, como lo son las 150 personas que han levantado esta película trabajando muy duro durante cuatro años en una nave de Granada que llamamos estudio», explicaba este miércoles el propio Antonio Banderas, sentado en los aposentos de un castillo a las afueras de Madrid, donde recibió a la prensa.

Para el actor, 'Justin y la espada del valor' es parte de un compromiso que se marcó hace años: producir cine en España y del que Justin es uno de esos proyectos «que nada tiene que envidiar a las producciones americanas». «Mi idea es que desde aquí se puede hacer muy buen cine. La voluntad de hacer cine en mi tierra es clara, a pesar de las dificultades, de los problemas de financiación, del ambiente económico que se está viviendo. Recordemos el año pasado a 'Las aventuras de Tadeo Jones' en animación o 'Lo imposible', de Bayona", insistió. Películas hechas con equipo español que cosecharon éxito dentro y fuera.

De hecho, aparte de esta animación 3D, con las voces de Inma Cuesta (debut en la animación de una actriz imparable que está probándose en la comedia) y del mismo Banderas, el actor tiene otros dos proyectos en marcha por estos lares: el primero es el largometraje de ciencia ficción 'Autómata', dirigido por Gabe Ibáñez ('Hierro'), que, según relata Banderas, ya está terminado de rodar y en pleno proceso de edición. «Hace dos días vi en mi casa dos primeros cortes de montaje. La idea es trabajar los efectos a ser posible desde aquí, precisamente desde los estudios que se han encargado de Justin, Kandor Graphics, y que esté lista en mayo de 2014, para empezar a moverla por festivales como Toronto de cara a septiembre, pero veremos», confesó.

El otro as bajo la manga es su regreso a la dirección. Se trata de 'Akil', una historia al servicio de Melanie Griffith, porque «antes de enamorarme de ella, la admiraba como actriz y estoy empeñado en que regrese al cine. Quiero crearle un personaje especial y mostrar el talento que sigue teniendo como actriz», recalcó. Se trata de la historia de la relación que nace entre una mujer extranjera que vive en el sur de España y un niño africano que cruza el estrecho.

Pero antes, Banderas tiene variados compromisos: desde su participación en el largo de Bob Esponja a su reciente fichaje en 'Los mercenarios 3', con Sylvester Stallone y toda la tropa de acción ochentera, o la película sobre los mineros chilenos que rodará en Colombia desde noviembre. Como hace Justin, Banderas cree que hay que ponerse manos a la obra, porque «la crisis no es una borrasca que se pasa sola, tenemos que hacer por salir todos».

En el set de al lado espera Inma Cuesta junto al director Manuel Sicilia, rodeados de muebles de aires militares, con águila imperial incluida. Cuesta se estrena con 'Justin' en el cine de animación (poniendo voz al personaje de la aguerrida Talía). «Siento que con esta película, con la comedia '3 bodas' y con la obra 'Ay, Carmela' estoy dando un salto en mi carrera, tomando nuevos caminos y tratando de sorprenderme a mí misma y a los espectadores», reconoce. Sicilia cree que 'Justin' es un salto adelante para la animación española: «Hemos querido crecer como estudio. Es un avance enorme respecto a 'El lince perdido'», concluyó.