Festival de Cine de Alicante

Al quinto filme llegó el auténtico drama

El Festival de Cine de Alicante acogió ayer la última cinta a concurso y la presentación de la emisión que cierra la sección Cine Solidario

Ana Milán y Lluis Soler protagonizan un largometraje que rompe con los esquemas de la moral

Al quinto filme llegó el auténtico drama

De izquierda a derecha, Vicente Molina Foix, Asunción Sánchez Zaplana, Luis Ivars y Vicente Seva, ayer, en la presentación de 'El Dios de Madera'. :: RAFA MOLINA

La proyección de los largometrajes a concurso de la octava edición Festival de Cine concluyó ayer con la emisión del filme de Maxi Valero titulado 'El hombre de las mariposas', un drama interpretado por Ana Milán y Lluís Soler. También concluyó la sección de Cine Solidario con la proyección de la película 'El Dios de madera', de Vicente Molina Foix, e interpretada por Marisa Paredes. Ambos trabajos, clasificados en el drama, abarcan la lucha ante situaciones angustiosas de la vida debido a un pasado oscuro el primero y la relaciones sociales con el trasfondo de la inmigración, el segundo.

'El hombre de las mariposas' se presentó por la mañana a través de su director, Maxi Valero, parte del elenco de actores, con Ana Milán y Sergio Caballero, y con la presencia de una de las productores, Nathalie Martínez.

Según explicó el director, la historia trata de «un choque de vidas entre un exmilitar soviético y una médico que se sienten muertos en vida y que acaban por unirse para afrontar una situación inesperada y que acecha». El realizador ilicitano matizó que «Sergei, tras la caída del muro de Berlín, no tiene más remedio que trabajar pasa las mafias del Este, hasta que acaba por refugiarse en un caserón en las montañas, donde se encuentra con Natasha, su sobrina de doce años que le hace revivir los fantasmas del pasado por su relación con un narcotraficante».

Junto al director, Ana Milán comentó su personaje, que estará muy vinculado al de Sergei: «Es una médico que ha sufrido un golpe muy duro por la muerte de un hijo y que junto a Sergei, trata de buscar un sentido a una vida que ya no quiere vivir».

Por otra parte, la actriz alicantina apuntó que «yo soy madre e intentando meterme en el personaje, traté de imaginar cómo sería para una madre sufrir la muerte de un hijo. Es muy difícil seguir adelante ante golpes así, pero no tuve más remedio que entenderla».

Una de las productoras de la película, Nathalie, Martínez, también presente en la presentación, comentó la situación del rodaje, que fue en la comarca de Utiel-Requena. «Buscábamos un emplazamiento apartado de los núcleos urbanos, y nos fuimos a aquella zona, cerca de la meseta, que es muy agreste y allí encontramos la ausencia de vida que pretendíamos». A este difícil trabajo de localización, la productora añadió que «con los tiempos que corren, donde la economía está tan afectada, debería de tomarse el cine como un deporte de riesgo».

Sergio Caballero interpreta a un joven discapacitado que pone el punto de ternura en la trama. Para el actor castellonense «fue un papel muy difícil, que se me puso delante como una dura prueba, pero que al final es un auténtico caramelo porque es lo que buscamos los actores».

Finalmente, Maxi Valero incidió en una de las claves que trata la historia y por la que recogieron grandes aplausos en la proyección que tuvo lugar en el Festival de Cine de Málaga. «Los personajes ponen en entredicho algunos límites morales en sus actos. Esto lleva a que el espectador, irremediablemente tenga que pensar y darse a sí mismo una opinión sobre si aquello le parece correcto o no. Esa manera de incomodarse o de ver incomodado a otro es lo que hace grande al cine y por lo que los espectadores que vean la película disfrutarán».

También se presentó en la mañana de ayer el último de los filmes de la sección que patrocina la Concejalía de Acción Social, la del Cine Solidario. Junto a la titular de esta Concejalía, Asunción Sánchez Zaplana, el director y el compositor de la banda sonora de 'El Dios de la madera', Vicente Molina Foix y Luis Ivars, respectivamente.

Según explicó el director, su película trata «la fragilidad y la soledad de los inmigrantes que llegan a una nueva cultura y de cómo las relaciones, en este caso emocionales, se ven afectadas por ello». La protagonista, Marisa Paredes, tiene una relación con un inmigrante de 25 años. Entre ellos, el hijo de ella y otros inmigrantes forman un «cuadrilátero amoroso», apuntó.

Asunción Sánchez Zaplana se mostró orgullosa de la labor de su concejalía y afirmó que «el cine debe servir para dar luz a una realidad y luchar así para ayudar a quien lo necesita».

 

 



Festival de Cine | Vídeos