La colina ecológica

La colina ecológica
La colina ecológica
«Frente a lo estático y pesadez de otros iconos arquitectónicos, entendemos el monumento contemporáneo desde lo dinámico, entendido como inesperado, y lo ligero. Un haz de luz que aparece al caer la tarde y va modificando su color a medida que anochece». El proyecto del Mirador que plantea el despacho YIC, uno de los dos finalistas de la primera fase del concurso, propone asumir el Palmeral como icono propio de Elche, «en este caso natural», por lo que «en vez de alejarse de esta imagen buscando la verticalidad, lo potencia marcando su condición horizontal».
En este sentido, se incide en que «la intención de reforzar esta ciudad como destino turístico nacional e internacional puede cometer el error, al imitar otras ciudades, de importar iconos artificiales ajenos a su patrimonio natural. Edificios estrella, torres mirador esbeltas, atracciones lúdicas tipo noria, etc., corren el riesgo de asumir el principal protagonismo urbano, relegando el Palmeral a un segundo plano».
Por eso, de acuerdo con el proyecto, «entendemos que Elche debe conseguir su exclusividad iconográfica no compitiendo verticalmente con otros hitos mundiales. Lo hará misteriosamente, desapareciendo en alzado pero marcando una cruz de luz en la planta de la ciudad, marcando un lugar, simbolizando un valor natural».
Cinco en uno
La propuesta, como se explica, ofrece cinco proyectos en uno: montaña, mirador, conexión con el Palmeral, plaza de la estación y sala polivalente.
El interior de la colina se entiende como una roca hueca que define la transición entre dos cruces. Una se orienta a las mejores vistas sobre rasante, y otra conecta los huertos de palmeras entre sí y con el andén de la estación del ferrocarril. «Esta envolvente es la que define el gran espacio interior, y la que permite disminuir la sección de tierras aportadas para configurar la forma exterior de la colina, disminuyendo así el impacto económico y medioambiental que conlleva», como se explica en los paneles.
Para la cubierta vegetal se utilizará césped del tipo zoysia japonica, muy común en las zonas mediterráneas. Presenta una gran resistencia a la salinidad y un consumo mínimo de agua.
Además, de acuerdo con el proyecto, la colina ecológica presenta como ventajas medioambientales la retención del agua, haciéndola fluir de forma retardada a los sistemas de desagüe, la mejora del clima urbano al reducir el calentamiento de la zona y humedecer el ambiente, y reduce la contaminación.
En cuanto a climatización, la colina posibilitará estabilidad térmica todo el año al minimizar las oscilaciones de temperatura, y evitar en verano la entrada de flujo de calor al interior del edificio gracias al efecto térmico que proporciona el tapiz general. En invierno, la gran inercia térmica del sistema obstaculiza la pérdida de calor a través de la cubierta.
En cuanto a la iluminación se propone utilizar la tecnología LED, suponiendo un ahorro energético de un 80% con respecto a la convencional, y de un 40% en relación a la fluorescencia de alta eficiencia. Las luminarias LED, como se explica en el proyecto, tienen una larga vida útil de 70.000 horas y no desprende calor. El presupuesto estimado del proyecto supera los 11 millones de euros.
 

 

Mirador de Elche | Fotos